La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Directrices actuales para la prevención de las úlceras por presión:

 

En enero del 2013 el Centro Federal Belga de Conocimiento para la Asistencia Sanitaria (KCE) publicó las directrices para la prevención de las úlceras por presión.

Expertos belgas han colaborado con el célebre Instituto Nacional Británico para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE). En julio del 2013(5) siguieron las directrices para el tratamiento de las úlceras por decúbito.

Se sugiere una buena estrategia combinada para prevenir y tratar úlceras por presión en todos los pacientes de riesgo en hospitales, residencias geriátricas, centros de rehabilitación y asistencia domiciliaria.

  • Cada paciente merece una atención holística y una estrategia individual.
  • La observación clínica y el cuidador constituyen el punto central para evaluar el riesgo de úlceras por decúbito.
  • Se deben realizar siempre cambios posturales en pacientes de riesgo, tanto en decúbito supino como en sedestación.
  • En todos los pacientes de riesgo, se deben colocar los talones «suspendidos».
  • Se deben utilizar los materiales de redistribución de presión y productos sanitarios adecuados.

Lo más importante es ‘redistribuir’ la presión a la hora de prevenir y tratar las úlceras por presión. Al ‘hundir y envolver’ al máximo las zonas de riesgo del cuerpo del paciente, disminuirá considerablemente la presión ejercida en cada superficie y se prevendrá la deformación de tejido

 

  • El aire en combinación con una capa de poliuretano muy elástica garantizan una redistribución máxima de la presión sobre el área total de la superficie y reduce al mínimo las fuerzas de cizallamiento.
  • El aire no tiene memoria de las formas y no ejerce fuerza de fricción alguna sobre el cuerpo al comprimirlo o cuando el paciente se mueve.
  • El aire en las celdas intercomunicadas  reacciona inmediatamente a los cambios posturales, sentado o acostado, y se adapta a la nueva postura.
  • El aire en combinación con la capa de poliuretano (PU01)  garantiza una alta permeabilidad sin aumentar la temperatura de la piel.
  • El aire no limita los movimientos espontáneos del paciente.

 

 

 

 


5. D. Beeckman et al., Een nationale richtlijn voor decubituspreventie, KCE report 193A, 2012; id., Een nationale richtlijn voor de behandeling van decubitus, KCE report 203As, 2013 (beschikbaar via www.kce.fgov.be).

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?